lunes

Desertec, la electricidad del desierto, ¿será la electricidad de Europa?

En el desierto africano hay mucho sol. Eso lo sabe todo el mundo (y para los que no le sepan, permitan que les diga que esto es cierto). Parece intuitivo pensar que se trata del sitio ideal para recolectar energía solar, de hecho, los primeros planes datan de 1913 (concebidos por el ingeniero americano Frank Shuman), planes que fueron retomados posteriormente en 1986 por el físico de partículas alemán Gerhard Knies.

Tanto Shuman como Knies estaban convencidos de la necesidad de la energía solar del desierto; Shuman creía que la humanidad nunca superaría la etapa de barbarie sin ella, y Knies pensaba que es la única manera de abandonar los sucios y peligrosos combustibles fósiles. Knies iba más lejos al decir que el desierto recibía en unas pocas horas suficiente energía para abastecer al mundo durante todo un año.

Mientras que los planes de Shuman fueron frustrados por una guerra mundial, Knies lleva ya dos décadas trabajando en un proyecto para producir energía solar en el desierto (del que hemos hablado bastante por aquí): Desertec.

Desertec es un conjunto de planes para desarrollar una red de energía solar y eólica que se conectaría con Europa vía cables de alta tensión en continua (que tienen una pérdida de tan solo un 3% cada 1000km).

Aunque el proyecto Desertec ha sido tildado por muchos como un sueño inalcanzable, ha cobrado un importante impulso en los dos últimos años. Un número significativo de empresas alemanas (E. ON, Munich Re, Siemens, y el Deutsche Bank) han apostado por el proyecto creando el consorcio Desertec Indusrial Initiative (Dii). La decisión del gobierno alemán de desmantelar sus nucleares, ha supuesto un impulso nuevo para Desertec, cuya primera fase comenzará en Marruecos Marruecos el próximo año.

Aunque la mitad de las empresas que participaron en el congreso anual de Dii el pasado mes en El Cairo eran alemanas, y la mayoría de la tecnología se fabricará en Alemania, Paul Van Son, CEO de Dii, reclama la esencia internacional del proyecto.

El proyecto Desertec avanza, aunque aún tendrá que superar dificultades técnicas como desarrollar estructuras fijas (o móviles) capaces de soportar la fuerza del viento o mantener los espejos  limpios a lo largo del tiempo, que deben limpiarse cada cierto tiempo con agua desmineralizada si quiere evitarse una degradación de la eficiencia.

El coste total del proyecto es un obstáculo también, estimado en más de 500.000 millones de dólares. Cómo se financiará es un tema todavía objeto de especulación.

Fuente:  CleanTechnica

No hay comentarios:

Publicar un comentario