viernes

La crisis apaga el brillo de la iluminación navideña

La crisis también alcanza este año a la iluminación navideña, que comenzará a lucir desde este mismo viernes en las principales calles y centros comerciales de muchas ciudades españolas.

La mayoría de los ayuntamientos han decidido meter la tijera en esta partida presupuestaria, siguiendo una tendencia que ya se había puesto de manifiesto en los dos años anteriores.

El ahorro se conseguirá a través de sistemas más eficientes y de menor consumo o, directamente, con la instalación de menos lámparas. Pero también mediante la aportación y colaboración de las asociaciones de comerciantes, que son el colectivo más interesado en la iluminación de cara a incrementar el consumo.

Madrid, la que más gasta

Pese a este ahorro, las grandes ciudades seguirán invirtiendo importantes cantidades en esta materia. Es el caso de Madrid, que gastará 2,5 millones de euros en la fabricación, instalación, mantenimiento y desmontaje de las 3,8 millones de lámparas que, desde este mismo viernes, iluminarán las principales calles comerciales.

El Ayuntamiento que preside Alberto Ruiz-Gallardón gastará un 15% menos que las Navidades pasadas, cuando el coste ya se había reducido un 33% respecto al año anterior.

El ahorro se consigue, en este caso, con la instalación de 600.000 lámparas menos y la mayor eficiencia de las mismas, ya que el 84,3% del alumbrado estará fabricado con tecnología led y el resto, con lámparas de bajo consumo. Estas circunstancias permitirán reducir la potencia en más de un 36% respecto a las navidades anteriores.

Los comerciantes madrileños aseguran comprender el ahorro que está llevando a cabo en los últimos años el consistorio de la capital española.

"La iluminación siempre da alegría e incentiva las ventas pero entendemos que, en este momento, hay que ser comprensivos con esta reducción del presupuesto", señalan a RTVE.es fuentes de la Federación de Comercio Agrupado y Mercados de la Comunidad de Madrid (COCAM).

En Madrid, a diferencia de lo que sucede en otras grandes ciudades, el Ayuntamiento asume en solitario el gasto de iluminación, aunque algunas asociaciones de comerciantes de barrios aportan decoración a sus calles, como sucede con la Asociación de Comerciantes de Preciados y Carmen (APRECA).

En Barcelona pagan los comerciantes

Es el caso opuesto a lo que sucede en Barcelona, donde son los comerciantes, a través de la Fundació Barcelona Comerç, quienes se responsabilizan de decorar e iluminar las principales vías de la ciudad, sufragando parte del gasto con la aportación del Ayuntamiento y patrocinios.

Según datos de la Fundació, la iluminación en la capital catalana -que permanecerá encendida entre el 31 de noviembre y el 6 de enero-  costará este año en torno a dos millones de euros, aunque no especifican qué porcentaje de esta cifra se cubrirá con subvención municipal, un dato que tampoco ha podido precisar el propio Ayuntamiento de Barcelona.

Susana Cuadras, responsable de comunicación de la Fundació Barcelona Comerç, asegura a RTVE.es que la iluminación es una forma "de favorecer el ambiente navideño, de hacerlo más atractivo". Y sí, "se nota en la caja", concluye.

La iniciativa de los comerciantes barceloneses va más allá de la mera iluminación y este año han apostado por instalar una pista de hielo en la Plaza de Cataluña, al estilo de la que cada año se instala en estas fechas en el neoyorkino Rockefeller Center.

En Valencia, los empresarios se retiran
Sin embargo, en Valencia los comerciantes ven el panorama de una forma radicalmente distinta y este año han decidido que sea el Ayuntamiento de la ciudad el único que sufrague este gasto.

Así, la Asociación de Comerciantes Centro Histórico de Valencia dejará de aportar los entre 20.000 y 30.000 euros con los que en años anteriores apoyaba esta decoración navideña.

"Ya en los dos últimos años solo participábamos con 9.000 o 10.000 euros", asegura a RTVE.es Julia Marínez, gerente de esta asociación, quien cree que "la iluminación no genera ventas, no le vemos los frutos".

Otro aspecto que ha llevado a la asociación a retirar su apoyo a esta iniciativa es que, aparte de sus 400 miembros, "muy pocos comerciantes colaboraban, por lo que hemos decidido este año hacer actividades que beneficien a nuestros asociados".

De este modo, el Ayuntamiento de Valencia tendrá que asumir en solitario los 90.000 euros que costará la iluminación -unos 60.000 menos que en 2010-. La decoración se inaugurará el 1 de diciembre y permanecerán encendida hasta el 6 de enero.

Málaga, entre las que más gastan

Una de las ciudades españolas que más gastará en iluminación es Málaga, que mantiene para este ejercicio el presupuesto de 900.000 euros que destinó a este capítulo en 2010.

Esta cifra sitúa al Ayuntamiento de Málaga como el segundo que más invierte en alumbrado navideño y ha sido objeto de críticas por parte de los grupos de la oposición (PSOE e IU), quienes han reclamado al equipo de Gobierno (PP) mayor austeridad en este asunto.

La concejala de Servicios Operativos, Teresa Porras, aseguró el jueves en el pleno municipal que trató este asunto que el gasto en iluminación es "una inversión más que un gasto" y que "incentiva la actividad comercial, estimula la demanda, fomenta las compras y es un estímulo para la llegada de visitantes".

También realizarán gastos importantes otras ciudades como Sevilla (400.000 euros) o Zaragoza (73.000), en ambos casos por debajo de lo que gastaron en 2010.

Quien no gastará un solo euro en esta materia será el Ayuntamiento de Bermeo (Vizcaya), quien ha decidido prescindir por completo de iluminación navideña para "elimiar el elevado gasto que supone su instalación", ha señalado a través de un comunicado.

Fuente: Alberto León para RTVE

No hay comentarios:

Publicar un comentario