miércoles

Reactiva: ¿Dónde compensar?




INTRODUCCIÓN


La elección de dónde instalar una batería de condensadores dependerá del tipo de instalación en la que se desee montar. Ya que realizar la compensación en un punto u otro de una instalación reporta distintas ventajas, que según sea la instalación pueden primar sobre el resto.
.
Sobre esto no hay reglas escritas y dependerá en gran medida de la experiencia que tenga usted a la hora de elegir el punto, dentro del esquema de la instalación, dónde compensará. Aunque si lee este artículo tendrá unas nociones que le permitirán tomar la decisión atendiendo a criterios técnicos que maximizarán los efectos beneficiosos de las baterías de condensadores.

Dos son los criterios que se tendrán en cuenta a la hora de estudiar la ubicación de las baterías:

TAMAÑO DE LA INSTALACIÓN


Cuando la instalación tenga en su cuadro general al punto más representativo de la instalación, y que sus cuadros secundarios sean pequeños y no estén muy alejados, el punto más idóneo, en el que hacer la compensación, es en la cabecera de éste, aguas abajo del interruptor general y del diferencial general, si es que lo hay.

Hay instalaciones muy grandes y, descentralizadas. Compuestas por un cuadro general y varios subcuadros, todos de tamaños muy considerables y, muy alejados entre si. En estos casos hay que pensar en una compensación descentralizada y que se haga en los subcuadros o, en las propias cargas, si existieran cargas grandes.

También se puede recurrir a sistemas de compensación mixtos, con una batería de condensadores en cabecera que compense las cargas reactivas que han quedado fuera del ámbito de aplicación de las baterías que compensan en los cuadros secundarios y en las cargas.

GRANDES CARGAS CONSUMIDORAS

Cuando existen cargas de este tipo es conveniente estudiar la compensación directa de la energía reactiva. Esto se puede hacer para grandes motores o transformadores, no obstante habría que asociarlo a un estudio de armónicos ya que los variadores que utilizan los grandes motores suelen ser cargas muy perturbadoras y, junto con una batería de condensadores se pueden dar situaciones de resonancias magnéticas que dañen la instalación.

BENEFICIOS DE CADA SISTEMA

Compensación centralizada en cabecera:
El primer beneficio es económico ya que sólo habrá que instalar un equipo, se consigue una compensación que abaratará la factura eléctrica, y se consigue bajar la carga del Transformador de Potencia de cabecera en caso de que existiera.

Compensación centralizada en cuadros secundarios:
Aunque hay que adquirir mayor número de equipos, la compensación es más precisa, ya que los escalones de compensación se hacen para unidades de instalación menores. No sólo se consigue mejorar la factura eléctrica, si no que también se bajan los niveles de carga de las líneas y, con lo cual se reducen las caídas de tensión en las líneas que alimentan a los cuadros.

Compensación descentralizada en cargas:
Es posible que haya que adquirir más equipos que en cualquiera de las otras, pero éstos serán más económicos ya que serán más pequeños y, cuando se traten de los que directamente compensan las cargas no hará falta que tengan una compensación automática, si no que podrán ser condensadores fijos. Otra ventaja es que, al igual que con la otra compensación descentralizada, se disminuye la corriente por la líneas, con lo que se reduce la caída de tensión. También se reduce la factura eléctrica por desaparecer las penalizaciones y, haber un menor consumo. Es el punto idóneo para hacer una compensación, carga a carga, pero es un sistema caro que sólo interesa hacer (desde el punto de vista económico) en instalaciones con grandes cargas.

NOTA: Según la legislación vigente en España, no se podrán conectar condensadores fijos en implantación general, sólo en paralelo con las cargas de modo que a la conexión de éstas entren y con su desconexión, también lo hagan los condensadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario