lunes

Control de la energía en otoño


Con el otoño los días se acortan, bajan las temperaturas y aumentan las precipitaciones; pero aún no es el verdadero frío, el que llegará con el invierno. Quedan algunos días de sol y calor. En resumen una época del año en la que no sabemos a qué atenernos. 

Las variaciones del otoño son un escollo para la eficiencia energética del hogarComo explica Repsol, estas variaciones, que a veces ocurren en cuestión de horas, son un escollo para la eficiencia energética de tu hogar. El problema es que no siempre estamos seguros de si hace suficiente frío fuera como para desconectar el aire acondicionado o para iniciar la temporada de calefacción.

En estas circunstancias, jugar con las temperaturas es crucial para optimizar el consumo energético. En verano, una temperatura de confort se sitúa en torno a los 24-26 grados. Si la temperatura exterior es superior, nos puede ayudar el aire acondicionado. No obstante, en los últimos días del verano un ventilador puede ser lo mejor opción. El aire en movimiento puede llegar a bajar la temperatura entre tres y cinco grados de media, que es más que suficiente.

Otro baremo en otoño

Pero en otoño el baremo de temperaturas en el interior de la vivienda cambia. En promedio –entre frioleros y no frioleros– una temperatura entre los 19 y los 21 grados centígrados es más que suficiente para la mayoría de las personas. Para dormir, podemos bajar hasta una horquilla de entre 15 y 17 grados.

Se trata de jugar con ventanas, puertas y climatizadores para tener la temperatura adecuadaTeniendo en cuenta estas dos referencias podemos pasar el entretiempo sin gastar energía en exceso. Se trata de jugar con ventanas, puertas y climatizadores para alcanzar siempre la temperatura más adecuada para nuestra comodidad y nuestra factura.

De todos modos, el otoño puede contener una gran variedad de temperaturas. Si eso ocurre debemos tener en cuenta una tercera regla: una diferencia superior a 12 grados entre el interior y el exterior de la vivienda no resulta saludable. 

Si esa gran diferencia se debe a una temperatura más fría de lo habitual en la calle tal vez acabemos por encender la calefacción (si es individual). En ese caso, antes habrá que revisar el sistema para su puesta en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario